Adiós a la mansión de las conejitas de Playboy

Luego de la muerte del magnate Hugh Hefner, la mansión de las conejitas de Playboy será unida con otra propiedad antigua de la que formó parte cuando fue construida casi un siglo.

La mansión Playboy, uno de los lugares que albergó las fiestas más “alocadas” a las que asistieron conejitas y celebridades de todo el mundo, fue comprada por el dueño de la firma Metropoulos & Co. uno de los vecinos de Hugh Hefner.

El inmueble que fue construido en 1927 se vendió en la módica cantidad de 200 millones de dólares (algo así como 3 mil 600 millones de pesos), de acuerdo con diversos medios especializados en la farándula.

Al respeto, el nuevo dueño, Daren Metropoulos, dijo que “no está interesado en la fama que la mansión ha forjado a través de muchas décadas como el lugar de fiestas de Playboy, sino más bien en preservar su valor arquitectónico”, ya que fue diseñada por Arthur Rolland Kelly, un arquitecto que construyó grandes mansiones en Los Ángeles.

Fue en 1971 cuando la mansión fue comprada por Playboy Enterprises y la única condición de la venta es que Hefner, de 90 años de edad, podrá permanecer en la mansión durante los días restantes de su vida.

Detalles de la Mansión Playboy

La espectacular residencia cuenta con 29 habitaciones, 12 de ellas dormitorios, además tiene una bodega, un cine, una casa de esparcimiento, gimnasio y cancha de tenis.

La mansión posee también una amplia piscina que se conecta a la famosa “cueva” que Hefner construyó en la década de los 70.

Este inmueble es también uno de los pocos que cuenta con una licencia como zoológico y un cementerio para mascotas en la ciudad de Los Ángeles.

 

Deja un comentario

Show Buttons
Hide Buttons