Tras La Verdad; Se Estrena la Fiscalía Anticorrupción

Héctor B. Parra Rodríguez

Se estrena la Fiscalía Anticorrupción, con el proceso penal iniciado a un ex colaborador de quien fuera gobernador el sexenio pasado, José Calzada Rovirosa, por el delito de enriquecimiento inexplicable. Ya antes fueron detenidos otros ex funcionarios muy cercanos a Calzada.

 

La detención del ex servidor público, causó gran sorpresa a los queretanos, en las redes sociales no se dejaba de comentar. Opiniones a favor y en contra de la detención. Hay quienes dicen que no debe ser “cacería de brujas”. Ahora se espera que cualquiera de las dos partes demuestre lo que corresponda; la presunción de inocencia favorece al ex servidor público, luego entonces la Fiscalía especializada deberá demostrar la acusación con pruebas idóneas que sirvan al juez para dictar una sentencia sólida; de lo contrario tendrán que exonerarlo de la acusación. El ex servidor público goza de buena fama pública, de ahí la sorpresa que su detención y proceso generó, sobre todo en el ámbito del “círculo rojo”.

 

Muchos se cuestionan hasta dónde llegará el “brazo” de la Fiscalía Anticorrupción ¿Será selectiva o agarrará parejo? Hay quienes afirmas que otros ex servidores públicos están en capilla y pronto habrá más noticias ¿Será cierto? Se sabe muy bien quiénes llegaron pobres y salieron ricos de la administración pública, eso no es un secreto. Por ello las interrogantes que se formulan ¿Será selectiva el ejercicio de la acción penal?

 

La historia da muestra de la riqueza que amasan algunos ex servidores públicos, que llegan con lo mínimo y salen con lo máximo. De tal manera que cabría la pregunta ¿Actuarán en contra de servidores públicos que trabajaron en sexenios anteriores? La pregunta solo será contestada si se detiene a cualquier ex funcionario del sexenio de Francisco Garrido o de Ignacio Loyola, incluso de Enrique Burgos. Por supuesto que en algunos casos ya operó la prescripción y no hay nada que hacer al respecto. Los queretanos bien saben la verdad histórica.

 

¿La misma Fiscalía especializada actuará en contra de prestadores de servicios que también se enriquecieron como algún Notario Público, o tal vez algún constructor o, que tal quienes surtían de algún servicio al gobierno estatal o municipal? Aun recuerdo muy bien al nieto de uno de los grandes constructores queretanos, con quien platicaba entonces; saboreábamos una paleta de frutas naturales que producen y venden en la calle de Dr. Lucio; esa persona afirmaba que era muy alta la cuotas del “moche” para acceder a las obras del gobierno, los operadores pedían hasta el 15% del costo de la obra; por eso se quejaba amargamente. Lo curioso, me afirmaba el constructor, que sabía muy bien de los “moches”; pero, ahora –entonces- era exagerado el “moche”. Por supuesto que el nieto es un hombre millonario, por eso no tenía necesidad de alimentar a los corruptos; su abuelo fue amigo de mi padre. De aquí la interrogante de muchos ¿Se actuará también en contra de los “socios”, como en el caso de Javier Duarte?

 

Basta mirar hacia atrás y con claridad se puede observar quienes vivían en Departamentos o colonia populares y ahora viven en los fraccionamientos de lujo o son propietarios de ranchos. Esa es una clara muestra de la riqueza que pueden aglutinar en poco tiempo, una vez que acceden al poder público. Ahí hubo enriquecimiento inexplicable. Seguramente en ese entonces no existía ese delito, pero siguen existiendo otras figuras típicas que bien pueden encuadrar en alguna conducta delictiva. Reitero, en los supuestos en los que operó la prescripción ya nada se puede hacer. Pero sí en los demás casos en los que sigue vigente la acción de la justicia. Para la procuración de justicia, las pruebas idóneas debe ser fácil de conseguir. En materia penal opera aquel principio jurídico que dice: “La ley no es de aplicación retroactiva en perjuicio de persona alguna”. Otro aspecto que podría beneficiar a más de alguno.

 

Y, para los casos en los que supieron bien como ocultar el dinero y bienes mal habidos, producto de –por ejemplo- la venta de placas –se dice que algunos lo hicieron, como en otros tiempos también- hay testigos de ello; o de quienes pedían “moches” por ayudarlos a conseguir empleo, contratos, servicios, etcétera. Las pruebas ahí están, solo es cuestión de conseguirlas. Por eso la sociedad está harta de la corrupción de unos cuantos que perjudican a la mayoría en su prestigio y honestidad. La mayoría es gente noble y buena; los menos, los cercanos al “grupo de poder”, son los que se benefician, se enriquecen para después solo administrar sus negocios o la riqueza que amasaron en un sexenio o un trienio.

 

Incluso algunos servidores públicos están hoy día en funciones, en poco tiempo lograron acumular una gran riqueza y se justifican con créditos para construir enormes casas, o comprar vehículos que valen millones, o darse otros lujos a la vista de todos. Para esos también deberá extenderse el “brazo” de la procuración de justicia; no solo para los que se fueron, también para uno que otro que actualmente está en funciones en algún municipio. Difícil papel el del nuevo Fiscal Anticorrupción, quien en base a la independencia constitucional de que goza en el ejercicio de sus funciones, veremos hasta a donde es capaz de llegar. Sobre todo, de allegarse pruebas suficientes que incriminen a tal o cual persona que se haya o se esté enriqueciendo ilegalmente.

 

Será fundamental el apoyo de la Entidad Superior de Fiscalización y la Contraloría del Estado, o de otros organismos gubernamentales que deben conservar pruebas documentales importantes para iniciar el ejercicio de la acción penal. Así como otras dependencias de gobierno municipal, estatal o federal para soportar las acusaciones; de lo contrario, todo quedará en una buena –o mala- intención. Por lo pronto, a nivel nacional Querétaro empieza a ser ejemplo en aquello del combate a la corrupción.

Deja un comentario

Show Buttons
Hide Buttons