Desde aquí; Hablar sobre la diversidad sexual resulta complicado

Javier López Velarde Luna

Hablar sobre la diversidad sexual resulta complicado y además, en ocasiones, se hieren susceptibilidades y da lugar a que incluso, a quien vierte su opinión al respecto, se le califique de homofóbico. No obstante, como cualquier ser humano, me voy a atrever en esta ocasión a ejercer mi derecho de expresar mi libre opinión y espero no sean muchos los que se sientan ofendidos por mis siguientes palabras. La palabra homosexual proviene del griego antiguo ὁμός, ‘igual’, y el latín sexus, ‘sexo’) es una atracción romántica, atracción sexual o comportamiento sexual entre miembros del mismo sexo o género. Como orientación sexual, la homosexualidad es “un patrón duradero de atracción emocional, romántica y/o sexual” hacia personas del mismo sexo. “También se refiere al sentido de identidad basado en esas atracciones, los comportamientos relacionados, y la pertenencia a una comunidad que comparte esas atracciones. Es un concepto muy antiguo e incluso que se le ha relacionado con una de las más reprimidas perversiones de la naturaleza humana. Los términos más comunes para las personas homosexuales son lesbiana para las mujeres y gay para los hombres, aunque gay también se utiliza para referirse en general a hombres y mujeres. Ahora, siempre han existido estas orientaciones o desorientaciones sexuales—como Usted prefiera llamarlas—pero la pregunta que siempre está en la palestra del debate es si ¿Es una anormalidad de la Naturaleza?. Desde el punto de vista de los psicólogos es algo natural como el ser heterosexual. Así lo refleja este párrafo que a continuación presento:
Lo siguiente es un extracto del artículo presentado por el Catedrático de Psicobiología en el Instituto de Neurociencia y la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona Ignacio Morgado Bernal
“Sea cual sea su propia orientación sexual, la de usted, dígame ¿esa orientación se la enseñaron en algún momento de su vida o es algo que empezó a sentir espontáneamente desde muy joven? Si usted, por ejemplo, es heterosexual y por ello se siente atraído hacia personas del sexo contrario, ¿piensa que eso es así porque en algún tiempo de su vida sus padres o educadores le enseñaron a tener esos sentimientos o, por el contrario, eso es algo que usted trajo consigo ya en el momento de nacer? Piénselo, pero déjeme hacerle también una versión diferente, aunque complementaria, de la misma pregunta. Si es usted heterosexual, ¿cree que a estas alturas de su vida podría existir algún tratamiento psicológico para convertirle en homosexual o, por el contrario, se siente usted plenamente seguro o segura de la fortaleza de su propia orientación? La respuesta a ambos tipos de preguntas casi siempre es la misma: la mayor parte de las personas tienen la impresión de que nadie les enseñó su orientación sexual, siendo algo que aparece de manera espontánea muy tempranamente al final de la infancia y que además se siente como muy consistente e inmutable. Desgraciadamente, esa misma consistencia e inmutabilidad no siempre se la atribuimos a quienes tienen una orientación sexual diferente. En el caso particular de la homosexualidad se ha llegado a creer, erróneamente, que se trata de una condición basada en sentimientos perversos adquiridos y modificables, cuando, en realidad es una condición tan biológicamente normal, como la heterosexualidad.”
Muy bien y es considerable esta opinión pero yendo más allá cuando hablamos de lo que es natural para el ser humano tenemos que referirnos a la naturaleza básica de lo que es el ser humano y eso no puede quedar establecido solamente por los medios de comunicación o las ciencias sociales. Si por naturaleza nos referimos a aquello que es determinado por la naturaleza biológica darwiniana desde el principio no existe necesariamente una moralidad definida puesto que solo somos animales, el producto de la inteligencia de la naturaleza ciega (vaya contradicción), y por tanto, todo está permitido o al menos es indefinido porque no habría ninguna autoridad que nos diga que es bueno o malo. En el punto de vista secular lo que no le haga mal a otro está bien, pero ¿es el placer siempre bueno por sí mismo? Por otro lado la teoría de la evolución parece contradecir la práctica homosexual desde el punto de vista que no hay ventaja evolutiva en el uso de las relaciones homosexuales para la supervivencia de las especies”. Algunos aduciendo un origen simiesco del homo sapiens aseguran que la práctica homosexual es natural porque muchos animales incluyendo monos han manifestado comportamientos homosexuales en algunos momentos. Respecto a lo anterior hay que aclarar que los animales hacen esto para expresar roles de dominio sumisión pero no hay tal cosa como uniones homosexuales prolongadas como la de los seres humanos, y también es sabido que cuando estos animales crecen y tienen la oportunidad de estar con parejas del sexo contrario las prefieren. Los investigadores han determinado que ningún primate hasta la fecha ha sacado un 6 (exclusivamente homosexual) en la escala de Kinsey de homosexualidad/heterosexualidad. Por otro lado, hablando sobre el tema de lo que es natural o no, debemos distinguir entre la tendencia física o espiritual a un comportamiento y su moralidad. Los seres humanos todos podemos tener tendencias “naturales” pero equivocadas. Ejemplo: puedo tener inclinación a ser enojadizo pero eso no me da derecho a matar, aunque eso sea natural para un león que ataca a un antílope o para aquella famosa araña que se come a su pareja después del acto sexual. A un pedófilo no se le da el tener relaciones sexuales con adultos, él prefiere tener sexo con menores ¿es por eso su conducta natural?. La realidad es que la dualidad de la vida y el orden natural no debe contemplar el homosexualismo como algo implícito a la naturaleza humana y su procreación. Es muy complicado, pero igual, si cabe más el concepto en lo que se refiere a desviación sexual. Yo respeto a quienes difieren de mi opinión y respeto a los homosexuales, tengo algunos parientes y amigos que llevan su vida de esta forma, sin embargo, siempre los homosexuales piden respeto a quienes no lo somos, y por mi parte lo tienen. Sin embargo, si piden respeto, muchos de ellos contradicen lo que significa esta palabra “respeto” y simplemente hay que ver sus manifestaciones por las calles “Orgullo Gay” donde delante de todo mundo incluyendo niños, demuestran un lado oscuro perverso, marchando en negligé, casi desnudos, pintarrajeados y dando muestras de erotismo grotesco como si quisieran no solo demostrar la libertad que pueden ejercer, sino promoviendo su inclinación hacia la gente. Ahora legalmente se han pronunciado por ejercer su derecho al matrimonio, sin embargo esto no puede ser posible por las características del vinculo, tal vez se pueda ejercer la ficción jurídica. La palabra Matrimonio es la unión por las cualidades inherentes esta potencialidad de la maternidad, ahí viene la palabra “matriz”. ¿Para que quieren los homosexuales casarse? ¿Qué legislación prohíbe a los homosexuales a irse a vivir juntos? Argumentan las personas homosexuales que se quieren casar para contar con derechos sociales, como seguros social, pensiones etc…Sin embargo, el matrimonio es una institución de orden público. Y el estado en base a proteger a los hijos que están a merced de la buena o mala voluntad de los padres que les toca tener, a raíz de ello, el estado subsidiariamente crea todo una articulación de derechos obligaciones como es el seguro social, pensión, obligaciones alimentarias. Pero las relaciones de amistad no derivan algún derecho como es el caso de la relación homosexual que no es de orden público y no debe derivar ningún derecho. La familia es una cosa. La unión homosexual pretende un rango matrimonial para exigirle al estado derechos que la naturaleza de vínculo le niega.
La naturaleza merece toda su dignidad pero hay cosas que el estado no puede otorgar… como sería otorgarle a un ciego su licencia de conducir.

Deja un comentario

Show Buttons
Hide Buttons