Finalmente termina el juicio entre Johnny Deep y Amber Head.

Andrea Meléndez Andrade

Después de dos meses de juicio el actor gana por difamación.

Finalmente, después de dos meses, terminó el juicio de este famoso divorcio que tuvo a todos al tanto en el mes de Mayo. El veredicto encuentra que Johnny Deep fué difamado por Amber Head. El actor ganó este miércoles 1 de junio el juicio por difamación en contra de su exesposa.

La demanda inicial era por difamación a Amber Heard por 50 millones de dólares. Una cantidad que al final queda en 15 millones. El intérprete pedía esta indemnización en concepto de dañar su carrera profesional, además otros 350,000 adicionales por costas judiciales, daños punitivos y abonar los honorarios de sus abogados.  Sin embargo Johnny será recompensado por $10.3 millones de dólares por los daños causados por parte de la actriz. 10 de ellos por indemnización compensatoria y 5 por punitiva. Por otro lado, Depp tendrá que pagar a su ex mujer, 2 millones de dólares por unas declaraciones de su abogado.

Luego de haber ganado la demanda en contra de su ex esposa Amber Heard, al salir del jurado Johnny hizo un gesto con su mano empuñada como victorioso.

El actor habló por primera vez en redes sociales desde el inicio del juicio respecto a la disputa legal contra la actriz.

“Seis años atrás, mi vida, la vida de mis hijos, la vida de quienes son más cercanos a mí, y también la vida de las personas que me han apoyado por muchos, muchos años, cambió para siempre. Todo en un pestañeo”, comenzó escribiendo en redes sociales.

“Me llegaron acusaciones falsas, serias y criminales a través de los medios, incluso sin haber cargos, que desencadenaron un bombardeo de odio en mi contra”.

Entonces, el intérprete destacó que aquellas acusaciones de violencia intrafamiliar “dieron la vuelta al mundo en un nanosegundo, dando un impacto en mí y mi carrera”.

“Seis años después, el jurado me devolvió la vida. Me siento realmente honrado”, agregó.

“Mi decisión de avanzar en este caso, sabiendo muy bien el peso de los obstáculos que he enfrentado y la inevitable apertura de mi vida privada a todo el mundo, fue hecha después de pensarlo mucho”, escribió.

“Desde el inicio, la meta de este caso era traer la verdad, pese a la exhibición”, añadió.

“Me siento en paz, porque al fin lo logré”, cerró agradeciendo a su familia y amigos por haberlo apoyado en todo momento.

Por otro lado, la actriz Amber Heard salió del tribunal acompañada de su hermana con la cabeza abajo y lanzó un comunicado con su sentir tras perder el juicio.

«La decepción que siento hoy está más allá de las palabras. Estoy afligida porque la montaña de evidencia todavía no era suficiente para hacer frente al desproporcionado poder, influencia y dominio de mi ex marido. Estoy aún más decepcionada con lo que este veredicto significa para otras mujeres. Es un retroceso. Hace retroceder el reloj a una época en la que una mujer que hablaba y hablaba podría ser avergonzada y humillada públicamente. Hace retroceder la idea de que la violencia contra las mujeres debe tomarse en serio» declaró.

«Creo que los abogados de Johnny lograron que el jurado pase por alto el tema clave de la libertad de expresión e ignore la evidencia que fue tan concluyente y que ganamos en el Reino Unido. Estoy triste de haber perdido este caso. Pero aún me entristece más que parezca haber perdido un derecho que pensé que tenía como estadounidense: hablar libre y abiertamente» agregó.

Considero que hay dos vertientes a hablar con la conclusión de este caso; la primera, es que evidentemente la relacion de Amber y Johnny era muy tóxica, la cual no debió de haber llegado a ese punto. En general, las relaciones tóxicas en  ambas partes son incapaces de lograr un trato de igual a igual. Una relación se vuelve tóxica en el momento en que una de las partes «se aprovecha» de la otra, cuando aparentemente solo uno de los dos obtiene un beneficio y esta fué la situación de ambos actores.

Pudimos ver en estos meses que esta relación les afectó en la salud y la autoestima de los actores, provocando infelicidad e insatisfacción. Desde ese momento debieron de haber puesto un alto y terminar su relación. Evidentemente no existen relaciones en las que todo sea ganar-ganar: todas las relaciones tienen algo de sanas y algo de tóxicas pero la diferencia está en tus sentimientos y darte el valor que merecemos antes de llegar a agresiones físicas o verbales. Incluso peor, a demandar a la otra persona; esta pareja aparentaba estar a punto de matarse una a otra.

La segunda vertiente es la excusa de Amber diciendo que por ser mujer deberían de creerle y no ser criticada. Creo que este juicio fué un ejemplo claro de que a pesar de que las mujeres estamos luchando por nuestros derechos, hay dos tipos de personas: las víctimas y las personas tóxicas que usan el victimismo. Estas últimas son mayoría.

El verdugo siempre busca excusas para hacerse la víctima. No sólo por el hecho de ser mujer es contar con la veracidad de tu historia. Víctimas y verdugos tienen el victimismo en común, unas con motivos, los otros como excusa.

Esto hace que, vistos desde fuera, no se puedan distinguir unos de otros.Por respecto a las víctimas, debemos erradicar el victimismo de las luchas. No deberíamos de aprovecharnos de la lucha de otras para librar la nuestra y menos, mintiendo.

Nos ha costado tanto trabajo ser volteadas a ver y ser escuchadas que manchamos con estas acusaciones nuestra lucha. Evidendentemente los actos de una mujer no representa a todas pero tampoco se trata de colgarse del movimiento feminista.

Considero que si un hombre habla respectivamente a una mujer es celebrado por hombres y juzgado por mujeres. Por otra parte, si una mujer alza la voz la mayoría le cree.

Ser mujer es más difícil que ser un hombre en las mismas condiciones. La discriminación y la violencia contra la mujer siguen siendo cotidianas a pequeña escala para absolutamente todas y, a grande y vergonzosa escala, para muchísimas. Mientras se lucha para que esto deje de ser así, esta no puede ser una excusa para no poner todos los esfuerzos en ser lo que nos hemos propuesto ser, aún en estas circunstancias.

Debemos tener en claro que, no hay que opinar o juzgar a una persona de por vida a menos que tengas pruebas y escuches ambas.

 

A %d blogueros les gusta esto: