Hablemos de salud: Infecciones de Vías Urinarias

Dr. José Mandujano López

Las infecciones de vías urinarias pueden afectar cualquier área de las mismas, desde los riñones, los ureteros (conductos que llevan la orina del riñón a la vejiga), la vejiga y la uretra (conducto de la vejiga a el exterior), que son regiones normalmente libres de microorganismos. Se produce la infección cuando bacterias de la piel y órganos vecinos como ano o recto que si tienen microbios, migran hacia la uretra y llegan a la vejiga, los ureteros y se pueden extender hasta los riñones, siguiendo el sentido inverso del flujo urinario.

Estas infecciones se presentan a cualquier edad, siendo mas frecuentes en las mujeres que en los hombres, y principalmente en la infancia o en la edad adulta en la menopausia; en los hombres mayores por crecimiento de la próstata.

En las mujeres por tener una uretra corta y mas cercana al exterior. La bacteria que más comúnmente provoca es la Escherichia Coli, que vive en el aparato digestivo o en la piel, aunque hay otros microorganismos que pueden causarlas como los productores de enfermedades de transmisión sexual (Blenorragia, Herpes, Clamidia, etc).

Las manifestaciones de estas enfermedades varían según el área que afectan, de modo que si la infección se localiza en los riñones, habrá dolor de espalda o de un flanco abdominal, fiebre alta, con temblores o escalofríos y a veces nausea o vómito y malestar general. Si la infección se ubica en la vejiga se percibirá un presión pélvica o dolor en la parte mas baja del abdomen, micciones frecuentes y dolorosas, con urgencia y sangre en la orina visible a simple vista o al examen microscópico.

La afección en la uretra dará ardor al orinar y a veces alguna secreción purulenta. Todas estas formas clínicas de la infección se producen por alteraciones congénitas de estos órganos, por alteraciones que obstruyen el flujo urinario como los cálculos (piedras) quistes, tumores o crecimiento prostático en hombres mayores, también por la coexistencia de padecimientos que disminuyen las defensas como la diabetes, desnutrición o uso de medicinas inmunosupresoras, así como las intervenciones en estas áreas, como la instalación de sondas o catéteres o las cirugías. Hay un riesgo adicional durante el embarazo en las mujeres.

La importancia de tratar debidamente estos padecimientos, es evitar que estas infecciones evoluciones a formas crónicas (Pielonefritis) que dan complicaciones, como las estenosis uretrales, fallas del funcionamiento renal (hasta la Insuficiencia) o incluso ponen en peligro la vida cuando son causa de un estado Séptico o Septicemia.

Los médicos prescribirán antibióticos seleccionando cuidadosamente el tipo de los mismos, su dosis y duración, vigilancia y control para erradicar la infección, etc.

Pero siempre se podrá colaborar previniendo estos casos, cuidando de consumir suficiente agua, ayuda tomar jugo de arándanos rojos y diuréticos naturales como los tés en general y una higiene cuidadosa que incluya usar prendas de algodón sobre todo en época de calor, limpieza femenina de adelante hacia atrás, orinar posterior a una relación íntima ,uso de preservativos, etc.

Espero sus comentarios, preguntas o sugerencias, como siempre a sus órdenes al email :
jmand2000@yahoo.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: