Josefa´s Hotel Boutique, un lugar acogedor lleno de esencia mexicana

HISTORIA

En el año 2017 Josefa’s Hotel Boutique abre sus puertas en pleno corazón del centro histórico de Corregidora, Querétaro, mejor conocido como «El Pueblito«. Este recinto nace como una alternativa ante la latente necesidad de contar con un lugar acogedor, cómodo y lleno de esencia mexicana en donde pasar la noche, disfrutar de una deliciosa comida en su restaurante, tomar el sol en el asoleadero e incluso tomar una agradable copa en su terraza También cuenta con una sala de juntas para las huéspedes que deseen hacer uso de esta para momentos de trabajo.

Josefa’s Hotel Boutique rinde tributo a la divinidad de la mujer a través de sus colores y decoraciones, encontraras en cada espacio una frase dedicada a una de sus virtudes. Cada habitación esta bautizada con su propio nombre, cuenta con una esencia y temática única: Fantasía, Amor, Fe, Pasión, intuición y Libertad. Todos los decorados y muebles están hechos por artistas locales: herrería, carpintería, murales, entre otros.

El hotel es en si una obra de arte, un escaparate para mostrar el talento mexicano. Todos nuestros artistas fueron inspirados en todas aquellas mujeres que con pequeños y grandes detalles le dan un mejor sabor a este mundo.

 

SERVICIOS

Alojamiento, Restaurante, Terraza-Bar, Lavandería, WIFI, Sala de juntas, Asoladero.

LEYENDA

Ella también estuvo pisando donde tú, podía recorrer los pasillos y llegar a cada rincón incluso con los ojos cerrados, esta casa era su guarida. La construyo para adorarse a sí misma dentro de su propio territorio, un templo y extensión más de su alma. Nadie supo su edad, era un espejismo hecho realidad, una narcisista. Hermosa de pies a cabeza, llena de intrigas y secretos, destinada siempre a estar sola; unos decían que por decisión y otros que por maldición.

Mucha mujer para un cuerpo de carne y hueso, demasiado para cualquier época, colmada de misterio. Nadie como ella. El más grande tesoro que posefa era un baúl cerrado a tres candados dorados, este estaba lleno de besos, sonrisas y caricias que jamás le dedico a nadie más que a sí misma, custodiaba las tres llaves que abrían parte de su alma sobre un cordón amarrado al cuello, que descansaba bien asegurado en su pecho.

Todas las mañanas abandonaba su casa y se encaminaba a pasear por los jardines, dejaba ver su belleza para que otros, además de ella, la admiraran. Se sentaba siempre en la última banca de la plaza y llevaba consigo un morralito con pan del día anterior que daba de comer a las palomas. Pocos se atrevían a cruzar miradas pero los valientes que lo hicieron, jamás olvidaron esos enormes ojos felinos, que arrebataban el aliento de una mirada. Pasaba horas sentada, concentrada casi ausente de todos los demás. Al dar las tres de la tarde emprendía camino de regreso a su guarida para dejarse ver hasta el próximo día.

Doña Izel se paseaba por esta casa, rozando cada pared con la yema de sus dedos, como si con cada caricia dejase todo el amor que nunca entrego a nadie, en todos lados había un cachito de sus esencia, esa que la definía ya la vez la relacionaba con todas la mujeres: Libertad, Amor, Fe, Intuición y Fantasía. Así transcurrieron años, un enigma que de mañana se dejaba ver por las calles, la mujer más hermosa que muchos hayan visto jamás, de ella no se sabía nada más que su físico. Guardaba todas sus gracias con recelo en aquel baúl, del que sólo ella sabía. Una mañana la mujer no salido.

A eso de las seis de la tarde alguien toco su puerta, sin esperar respuesta entro y pasada la media noche salió con el baúl abierto de par en par. De Doña Izel y de quien entro nunca se volvió a saber.

Cuenta la leyenda que el contenido del baúl fue soltado en el comedor por la misma Doña Izel, dejando escapar todos los sentimientos y afectos que en el depósito, ella se iba con ellos también, estos llenaron todos los rincones de la casa, donde ahora habitan y danzan en parsimonia, creand una atmosfera de felicidad, la que Doña Izel fue capaz de compartir sólo hasta su muerte.

 
Isidro Hernández No. 13 El Pueblito, Corregidora Querétaro, CP 76900.
www.josefashb.com
Tel. 442 225 55 21.
Email: josefashbc@gmail.com

 

Checa como llegar:

A %d blogueros les gusta esto: